/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

Definición de cólico menstrual

El cólico menstrual, conocido en el ámbito médico como dismenorrea, se define como el dolor que se presenta en la parte baja del abdomen justo antes o durante la menstruación. La dismenorrea puede ser primaria o secundaria. Se le denomina primaria cuando no existe patología que cause este dolor, es decir, se presenta por factores “fisiológicos”. La secundaria es debido a alguna patología, casi en su totalidad debida a una condición llamada endometriosis.

La mayoría de las mujeres tienen cólicos en mayor o menor grado de intensidad. Es difícil determinar cuando son normales y cuando no lo son, ya que cada quien percibe el dolor de manera muy diferente. En general, los cólicos no deben ser normales cuando:

Imposibilitan realizar las actividades cotidianas, llámese estudiar, trabajar, ejercicio, divertirse, etc
Van en aumento progresivo
Se acompañan de otros síntomas como el dolor pélvico diferente del cólico menstrual, sangrados irregulares, infecciones recurrentes, malestar general, etc
Se tiene que permanecer en cama 1-2 días al mes
Se requiere de múltiples medicamentos analgésicos para aliviar la molestia
Se acompaña de infertilidad o de alguna anormalidad anatómica encontrada durante la revisión médica
Debido a los eventos fisiológicos y bioquímicos que ocurren cuando una mujer menstrúa, es normal que pueda exixtir cierto malestar o “cólico”, pero definitivamente, éste no debe de ser como lo antes mencionado.

¿Hasta dónde hay que aguantar las molestias?

La respuesta de esto la tiene cada mujer. No es justo ni necesario tener que estar “aguantando” un dolor, para muchas terrible, mes con mes y solo estar esperando con nervio y ansia la llegada del siguiente. Como se mencionó, puede existir una leve molestia que no imposibilite las actividades cotidianas y sea fácilmente controlable. Mas allá de esto, el dolor debe de ser tomado en consideración y cada mujer buscar ayuda profesional al respecto.

¿Qué tan comunes son y quiénes los padecen con más frecuencia?

La dismenorrea es por mucho, el padecimiento ginecológico más frecuente en las mujeres que menstrúan. Es tan común, que muchas mujeres ya no lo reportan o mencionan a sus médicos por considerarlos normales. La prevalencia de este dolor se estima que sea cerca del 90% de las mujeres que menstrúan. Un estudio reciente realizado a mujeres universitarias reveló que el 72% de los ciclos monitorizados (por ellas mismas) eran dolorosos, generalmente durante el primer día de la menstruación y el 60% de las mujeres reportaron por lo menos un episodio de dolor severo. Se menciona mucho de los factores de riesgo para presentar los “cólicos”, como las hijas de madres que los padecieron, las fumadoras, las que empezaron a reglar más tempranamente, las que reglan mucho en cantidad o duración, alcoholismo, obesidad, entre otros factores. Hasta la fecha, estos factores aún no han sido comprobados en su totalidad.

Causas de estos dolores “normales”

Por causas se refieren particularmente a los cólicos que se salen fuera de lo normal, anteriormente explicado. Cuando existe una causa patológica de los cólicos (dismenorrea secundaria), la principal, por mucho, es la endometriosis. Existen otras condiciones que pudieran provocar cólicos con la menstruación como problemas intestinales, urinarios, entre otros, pero al existir cólicos menstruales de causa patológica, se deberá pensar en endometriosis hasta no demostrar lo contrario.