/widgets.js";var sz=d.getElementsByTagName(s)[0];sz.parentNode.insertBefore(z,sz)}(document,"script","zb-embed-code"));

La endometriosis es una condición tradicionalmente denominada benigna que ocurre cuando el tejido que recubre internamente el útero (endometrio) y que se expulsa durante la menstruación, crece fuera de él, usualmente en otros órganos reproductivos dentro de la pelvis o en la cavidad abdominal. Así como el endometrio responde mes con mes a las hormonas para provocar la menstruación (en caso de no haber embarazo), en el caso de la endometriosis, este tejido implantado en otras áreas, también responde a las hormonas. A diferencia del sangrado menstrual el cual es extraído por el cuerpo vía vaginal, la sangre del tejido que está fuera de su lugar no tiene a donde irse, dando como resultado la inflamación o la hinchazón de los tejidos que rodean la endometriosis. Este proceso puede producir tejido cicatrizante alrededor del área, lo cual puede desarrollarse en lesiones o crecimientos. La endometriosis se presenta en el 15% de las mujeres en edad reproductiva. En Estados Unidos se estima que existan entre 5 y 12 millones de mujeres afectadas. En México, se estima que sean alrededor de 7 millones. Dentro de las mujeres que padecen de infertilidad, se presenta en el 20-40% de los casos y hasta en el 87% de las mujeres con dolor pélvico crónico y en más del 50% de las mujeres con dismenorrea (cólicos menstruales)